Entrenar un ultramaratón en 3 meses.

Diciembre 1, 2013
Publicado en Autosuperación, Bienestar, General, Principios

(Una pequeña parte del proceso)

Las primeras veces que comienzo a trotar luego de un tiempo considerado de descanso, siento una “telaraña” en mi estado físico. Cambiar el aire cuesta… las piernas pesan mas que lo que recordaba y el intercambio de aire… no es muy fluído.
Me cuesta lograr la sensación “de encuentro” que recuerdo haber tenido alguna vez (el solo darse cuenta de esto, es un gran beneficio).

Algunas personas ya vivieron esa sensación de sentirse bien, de estar entrenados… por eso es tan importante saber que es cuestión de TIEMPO; pero quienes no lo sintieron, en general, sufren las fallas del sistema de “estimación” y tienden a pensar que el esfuerzo de “moverse” y hacer una actividad física de aproximadamente una hora, al menos 3 veces por semana, es para una persona que tiene que ser muy distinto a ellos.
Error.

La diferencia está en el objetivo elegido para ayudar a la Auto/disciplina con dedicación.

Una técnica que utilizo para ayudarme, es mantener claro:

a) El valor que le doy a lo que digo y comunico (Si digo que voy a correr un desafío, no hay excusas de porqué no hacerlo).
b) Comprometerme con un objetivo que me obligue a entrenar 5 días por semana para poder llevar al Cuerpo-Mente a esa comunión que no siento entrenando 3 días/semana.

Por ejemplo: Correr el Ultramaratón de Misiones (90km).

Tenía ganas de un desafío intenso y cuando me llegó el turno de presentarme en un curso que elegí para este año (El Mundo de las Ideas), cuando me tocó presentarme, dije que soy una persona que se compromete con lo que dice, y en ese instante, decidí participar en esta carrera, y se lo comuniqué a los que eran mis compañeros semanales del curso
.
Quien se prende

Adaptación al entrenamiento:
1er semana y 2da semana. Correr 4 días mas de 50 minutos + 1 dia > 2 turnos de bici (30k+20k).

Es importante sumar a otras personas en el proceso.
Pueden ser amigos/compañeros que quieran correr la misma carrera, o personas que chequeen la evolución del proceso (Nutrición / Estado físico / Salud).
Comencé a entrenarme con un plan diseñado por Mario Elías, triatleta profesional, que además de ser un gran corredor es una gran persona. Había comenzado a entrenar antes, pero un día que salí a correr, tuve que volver caminando por un tirón en el gemelo izquierdo (primera lesión muscular en tantos años de deporte).

Mi forma de entrenar y competir no es la mas común.
Prácticamente no participo en carreras de 5k – 10k – 21k, ya que cada entrenamiento que hago es de 10k a 15k.
Nunca corrí una maratón.
Solo corrí esa distancia en los 2 Ironman que participé y entiendo que el running es un area a mejorar.

Tengo claro que la carrera es para mí, contra mí y conmigo. Es un momento único de chequear el sistema de creencias, que tan amigo de uno mismo sos, posibles autoboicots mentales, y sobre todo sirve para reafirmar la importancia del compromiso a los PROCESOS.

Foco, disciplina. Práctica. Paciencia.

No corrí ninguna carrera como preparación para esta ultramaratón.
(La ultima competencia que participé fue el IM de Floripa en Mayo/12).
Leer:
http://managementhumano.com/general/experiencia-ironman-2012/

Tuve mucho fondo y pocas nueces. Me costó adaptarme al plan.
El emprender y tener la cabeza con distintos proyectos y ocupaciones, no me ayudó a emprolijarme, como me hubiese gustado.
Contracturas de gemelos, contribuian a que el proceso de entrenamiento sea mas complejo y me obligó a ser cauto para evitar lesiones.

Me propuse que si teniendo que entrenar, no lo hacía 2 dias seguidos, al 3er día, el entrenamiento debía ser de 2 horas, o un run de 21km (INDEFECTIBLEMENTE).

Que el correr sea terapéutico, es otro entrenamiento.
Hay momentos en los que entro en un profundo trance. No pienso en nada, pero estoy ahí. Me reconozco donde estoy, mientras mis piernas traccionan. En ese movimiento analizo el camino que recorro. Me conecto con la topografía y las sensaciones.
No es raro que cada tanto me lleve una raíz por delante y termine rodando por el piso, para pararme, sacudirme el polvo y seguir corriendo.

Evito el asfalto, mayormente corro por tierra o pasto. Tengo claro que quiero hacer esto hasta mis últimos días y con una rodilla y un tobillo operados, tengo que cuidar la carrocería.

Miro por donde corro y me imagino que podría estar en cualquier lugar del mundo. Siento olores que me llevan de viaje, me concentro en el piso que corro y recuerdo corridas en otros ciudades del mundo, que en cierto punto, las vuelvo a recorrer.

Me concentro con el lugar donde estoy y en lo que estoy haciendo.

Correr me conecta con lo que me rodea, de una manera que hay momentos en los que no me doy cuenta que estoy corriendo.
Simplemente no pienso específicamente en algo, solo miro, incorporo y chequeo información. Me siento un medio de transporte.
Soy conciente que me puede llevar un poco mas de tiempo, pero que siempre voy a llegar adonde me propuse, salvo que el cuerpo no me de.
Por suerte y mérito, no tuve la necesidad de abandonar todavía, en una competencia.

Ordenandome (Menos de 2 meses para la carrera).
22/6 1h50 fondo y 50min bici vuelta

Cada vez que me pongo a pensar en la distancia (90k), o cuando me imagino que tan lejos tendría que ir desde donde estoy, me asusto un poco…

El hecho de saber que otra gente lo hizo y lo va a hacer ese día, hace mas “lograble” la propuesta.

Hay una diferencia entre confiar en uno y no hacerlo.

Confiar abre un universo de recursos.
Confiar en uno, genera tratar de tener resuelto las posibles incógnitas que se pueden manejar.

La Alimentación previa y durante la carrera, Zapatillas, Ropa, Linterna, Música (o no), Abrigo, Hidratación, tipo de Mochila, Vaselina, Kit médico; y algo clave, el Plan de carrera.

La previa a la Largada.
Yaboty Pre largada

El resultado de la planificación de la carrera, se convierte en una intersección del tiempo que a uno le gustaría tardar y cuanto se quiere/puede disfrutar del desafío (solo si estás bien entrenado).
En caso contrario, se convierte en una carrera de super/vivencia.

——————————————————————————————————————-

Yaboty fue un circuito con bastante mas subidas/bajadas que las que esperaba. Sobre todo recuerdo de una subida empinadisima, luego de correr por un camino hecho en la selva con machetes.
Por momentos fue quemador de piernas y muy duro.
En los puestos de control, había buena predisposición pero falta de información sobre el terreno que vendría o la distancia hasta el próximo puesto de control e hidratación. Y eso generaba mas insatisfacción. Imaginate que corriste 70km y te dicen que no hay mas subidas. A los 20`te encontras haciendo una subida que no llegás a ver donde termina. O que utilizaste el agua a la 1 del mediodia, pensando que el próximo puesto de hidratación estaría a 3km (como te informaron) cuando realmente estaba a 8km?.

Eso frustra, te saca de tu eje, y ahi es cuando uno lleva la mente con las riendas de los buenos hábitos de pensamiento.

“El cuerpo humano es el carruaje; el yo, el hombre que lo conduce; los pensamientos son las riendas, y los sentimientos los caballos.”

Se le atribuye esta frase a Platón, pero también la he escuchado de los Upanishads, que son parte de los textos revelados más sagrados para el hinduismo junto a los cuatro Vedas.

La carrera.
Largada aprox 5:30Am. `
Largada Yaboty 2013

Llegada aprox 18:45. Duración Final: 13 horas 15

Hay veces que uno puede tener una charla que no encontró su lugar en la rutina.

A diferencia de los triatlones en los que he participado, por la distancia, hay tramos de la carrera mas lentos e incluso, en los que uno encuentra personas que van al mismo ritmo durante varios kilometros, con ellos se generan charlas de gran contenido, profundas.
Dan ganas de volver a La Plata, Cordoba, Asunción y Buenos Aires a encontrarme con esas personas que pude conocer en alguno de esos 90km recorridos.

Una linda experiencia, que sin duda repetiré.

544548_417287795042489_225871643_n

Mención:
Imagen destacada y nocturna por Marcelo Tucuna

Comentarios