Hijos sabios

Marzo 16, 2013
Publicado en Aprendizaje, Autosuperación, General

Un día, un hombre de buena situación económica llevó a su hijo de viaje por el campo.

Se detuvieron al atardecer en una granja muy humilde, para preguntar por el camino que debían seguir y el granjero los invitó a conocer a su familia y a tomar un té.
Al retirarse, el padre le preguntó a su hijo que le había parecido el viaje.

– Muy lindo – respondió el hijo.

-¿Viste que pobreza? – dijo el papá.

– Si – respondió el joven.

Luego dijo:

“Nosotros tenemos un perro en casa, ellos tienen 4.
Tenemos una pileta que hay que mantener para que no se pudra, ellos tienen un arroyo.
Tenemos lámparas que no podemos golpear con la pelota, ellos ven un cielo estrellado.
Nuestro barrio tiene una muralla, el de ellos un horizonte.
Tienen tiempo para conversar y para hablar con extraños, vos y mamá siempre mencionan lo cansados que están”.

Al terminar, el padre estaba mudo y su hijo agregó:

– Gracias, por mostrarme que no es “tener” lo que hace que uno sonría, sino como se disfruta.

(Otro padre que aprende de la sabiduría infantil).

Comentarios