Ironman Floripa 2017

Junio 6, 2017
Publicado en Aprendizaje, Autosuperación, General, Reglas

 

En Agosto del 2007, me propuse Correr un ironman (como máximo cada 5 años) hasta que me muera.
Una “propuesta” que por ahora vengo cumpliendo.
El tiempo, me dará una visión mas rica de las diferencias, pero hoy luego de la 3er experiencia, ya empiezo a tener algunas “ideas”.

Es un hecho. Se envejece entre los 35 y 40 años…
Este proceso fue muy diferente a los otros (2007 y 2012). Por un lado, sentí la diferencia física comparando 5 años atrás, y por el otro, nunca había tenido problemas estomacales durante una carrera.

El proceso hasta ese día, se lo ofrecí a 2 personas, cada vez que me costó moverme, los tuve presentes para poder hacerlo.

“El que no disfruta pierde”.

De eso se trata.
Muy agradecido de haberme encontrado antes con Sebas y de otra “gran” charla con Diego, reflexionando, qué es lo verdaderamente importante, previo a la largada.

Acababa de comenzar una competencia que iba a llevarme desde el amanecer, al anochecer.
El 28/5 a las 7:20 am largué.
En el agua, SIEMPRE pienso en esos primeros trias, en los que me acompañaron en ese deporte nuevo, Popa, vasco, sata y varios mas. Si hay un momento en el que agradezco, es en el agua. La natación la disfruté, hice la transición a la bici y largué para completar 180km.

Mentalmente había encarado la carrera dividiendola teniendo en cuenta mis limitaciones. Venía con una contractura en un gemelo y sabía que los últimos 21km iban a ser difíciles. 3 días antes de la carrera, Mariano Amoroso (kinesiólogo), me generó una solución que desde el día de la carrera, hasta hoy, no me duele mas.

“La vida no tiene sentido, hay que darselo”

Llovía y llovía.
El significado de la palabra “ACEPTAR” es maravilloso. Cuando uno acepta la lluvia, deja de molestar. Empecé los km con un buen ritmo de piernas (cadencia) y al km 22 luego de haber comido parte de una barra de proteinas (powerbar), vomité cual “poltergeist”. Luego, repetí esa acción 3 veces mas en la siguiente hora y media.

Bastantes atletas que conozco, compiten contra otros atletas. Me dí cuenta que compito contra los que no se animan a desafiarse, y desde ese lugar, ya siento que los que largamos, hemos ganado. Luego hay que dar todo lo que uno puede dar, para estar a la altura de la experiencia. (Puede tener una lectura mediocre o “funcional”, elija según coresponda).

Soy de correr con la cabeza, poniendole corazón.
Si reducimos las formas de encarar un problema, solamente a 2, podría elegir:
1) Enfoque en el problema,
2) Solucionar el problema.

Durante un día, el consumo de calorías en mi cuerpo es de 2300kcal, durante ésta carrera, el consumo supera las 10.000kcal. Sino comés durante la carrera, las chances de terminarla son iguales a “0”.

Durante la bici vomité 4 veces y en la corrida, 2 mas.
Una gran parte de la carrera, fue pensando en como podía meter calorías en el cuerpo. En ningún momento tuve o corrí peligro.

En ningún momento llegué a sentirme débil, recordando que en algún momento del running, cerca del supermercado, trataba de ir derecho, y me iba para la derecha…

En algún momento de la bici, pude encontrar la fórmula para alimentarme.
Las barras, eran imposibles.

1 gel que en general, lo como cada 30 minutos, lo tenía que distribuir durante 1 hora. El resto de la hora era masticar media banana y almendras, hasta que sean un puré.
Agua y sal para recuperar las sales perdidas.

Además de pensar en que podría comer cada hora, tuve tiempo para pensar en muchas cosas de mi vida.

Creo que una de las cosas interesante de vivir un proceso para participar de un ironman, es poder aplicar los aprendizajes de ese proceso, en el resto de tu vida.
Durante el movimiento, practico una suerte de meditación, en la que durante mas de 12 horas hay que nutrirse, hidratarse, evaluar las condiciones del camino que uno recorre…
escuchando tu mente (los auriculares están prohibidos)

Terminé los 180km de bici. Bastante entero. Lo malo de la lluvia, es que es mas peligroso. Lo bueno de la lluvia, es que no te da el sol, durante todo el día.
Me cambié para correr, vaselina en los pies, remera nueva arriba de la térmica y a recorrer esos 42k.
Acá la parte nutricional se complicó un poco mas.
No podía comer barra de proteina.
No podía comer mas geles.
No podía comer gomitas.
En ésta etapa finalmente comí almendras, agua, gaseosa cola, y luego cuando hubo, sopa con sal.

Recuerdo que al salir del agua, apreté el botón en 1 hora 13 minutos, Recuerdo que los primeros 90km en bici me llevaron 3 horas y que dije: “tengo que hacer mas lenta la 2da parte, y no exijirme de mas”.
Iban mas de 10 horas de carrera, y no me había fijado cuanto tiempo iba. En un momento vi en el reloj 11 horas 38 minutos 26 segundos.
Wow!!
Estaba ocupado en mis preocupaciones. Feliz de estar en esa locura.

“Dolor emocional de no llegar”

Había aceptado que siempre hay una primera vez, y que alguna vez me va a pasar de no poder terminar una carrera. Pero en ésta, parecía que estaba resolviendo el imprevisto.
Como en la vida… lo que nos “desacomoda”, muchas veces es eso para lo que no nos preparamos. Gente que alienta, y dice cosas lindas…
Faltan 2 kms. “Parabens!!!” es la palabra que mas escucho.
Me dicen”Corré” y no puedo.
Me falta fuerza,
pero me sobra determinación.

Por algo me tatué el “búfalo”

y el concepto de Shrivatsa en la pierna izquierda.

Recta final, energía pura y también final.
Levanto la velocidad, me conecto con la satisfacción que siento,
paso la meta y salto como gritando un “gol”.

“Atleta 1422… Fran Chaves es un Ironman….”

El disfrute del objetivo CUMPLIDO.
Luego de 13 horas y 226km, llegué adonde partí.

Proceso en el que descubrí que:

* Con amigos los entrenamientos son un programa.
* En grupo se disfruta mas.
* Siempre, pero siempre, tener en cuenta “disfrutar”.
* Hay que buscar lo extraordinario en lo ordinario.
* La búsqueda del Equilibrio, tal vez es la búsqueda de alinear lo que uno piensa, siente, dice y hace.

Y ese es un proceso que no te “toca”.
Se elige.

 

Comentarios