La Mente quieta, la Mente sencilla por Krishnamurti

Mayo 6, 2013
Publicado en Aprendizaje, Autosuperación, General

El yo es un proceso complejo que puede ser descubierto en nuestras actividades cotidianas, en la manera como hablamos, como juzgamos, como calculamos, como censuramos a otros y a nosotros mismos.
Todo eso revela el condicionamiento de nuestra forma de pensar.

Conocerse es conocer los pensamientos, las palabras, los sentimientos.
Conocer la actividad de la propia mente.

Según la Programación Neurolinguistica, nuestra forma de pensar tiene ciertos hábitos que desconocemos, almacenados en el inconciente. La forma de cambiarlos es haciendolo concientes.
Reconociendose, en la forma de reaccionar. Simplemente, estar atento.

El vacio creativo
No puede usted escuchar esto (El vacio creativo) de la misma manera como la tierra recibe la semilla, y ver si la mente es capaz de estar libre, vacia?
La mente puede estar vacia, solo comprendiendo sus propias proyecciones, sus propias actividades; no de vez en cuando, sino de dia en dia y de instante en instante.
Entonces, se encontrara la respuesta, se vera que el cambio llega sin que se pida. Se vera que el estado de vacio creativo no es algo que pueda ser cultivado; esta ahi, misteriosamente y sin invitación.
En ese estado, hay posibilidad de renovacion; de que ocurra algo nuevo, una revolucion interna.

El conocimiento propio

El recto pensar llega con el conocimiento propio.
Si no nos comprendemos a nosotros mismos, nuestro pensamiento carece de base; sin el conocimiento propio, lo que pensamos no es verdadero.
“Yo” y el mundo no somos dos entidades diferentes con problemas separados; yo y el mundo somos.
Mi problema es el problema del mundo. Puedo ser el resultado de ciertas tendencias, de influencias ambientales, pero en lo fundamental no soy diferente de otro.
Internamente somos todos muy semejantes: A todos nos nace la codicia, la mala voluntad, el miedo, la ambicion.
Nuestras creencias, esperanzas y aspiraciones tienen en todos una base comun.
Somos todos uno, somos una sola humanidad, aunque nos dividan las fronteras artificiales de la economia, la politica y el prejuicio.
Si mato a otro, me estoy destruyendo a mi mismo.
Uno es el centro de lo Total; si no se comprende a uno­ mismo, no puede comprender la realidad.
Tenemos un conocimiento intelectual de esta unidad, pero mantenemos el conocimiento y el sentimiento en secciones diferentes; en consecuencia, jamas experimentamos la unidad extraordinaria del ser humano.

La relacion es un espejo

El conocimiento propio no lo es de acuerdo con alguna formula.
Uno puede acudir a un psicologo o a un psicoanalista para averiguar acerca de si mismo, pero eso no es conocimiento propio.
El conocimiento propio surge cuando estamos atentos a nosotros mismos en la relación, la cual revela lo que somos de instante en instante.
La relacion es un espejo en el cual podemos vernos tal como realmente somos. Pocos tenemos la capacidad de mirarnos tal cual somos en la relacion; porque inmediatamente comenzamos a censurar o justificar, lo que vemos.
Juzgamos, evaluamos, comparamos, negamos o aceptamos; pero jamas observamos verdaderamente lo que es, y para la mayoria de las personas esto parece lo mas dificil de hacer.
No obstante, solo esto puede dar comienzo al conocimiento propio.
Si en este espejo extraordinario de la relación; el cual no deforma nada, podemos vernos asi como somos, si simplemente tenemos la capacidad de mirar con atención plena en este espejo y ver realmente lo que es.

Estar atentos a ello sin condenar, ni juzgar, ni evaluar; y uno mira asi cuando hay un interés serio, encontraremos que la mente puede liberarse de todo su condicionamiento.
Solo entonces, está libre para descubrir lo que se encuentra mas allá del campo del pensamiento.
Al fin y al cabo; por erudita o insignificante que la mente sea, esta consciente o inconscientemente, limitada, condicionada, y cualquier extension de este condicionamiento sigue estando dentro del campo del pensar.
Asi pues, la libertad es algo por completo diferente.

Krishnamurti
La Mente quieta, la Mente sencilla por Krishnamurti

481069_506373376056850_866900323_n

Comentarios