Porque nos resulta tan dificil querernos?

Diciembre 19, 2012
Publicado en Aprendizaje, Autosuperación, Bienestar, General, Start Up

Los niños nacen con un enorme amor hacia sí mismos.
Que hace la sociedad con ese amor?
Si el niño se sigue amando a sí mismo, entonces, ¿Quién amará al presidente? ¿Quién amará a sus padres? ¿quién amará a Jesucristo?

El amor de un niño hacia sí mismo ha de ser desviado. Hay que condicionarle de manera que su amor se dirija siempre hacia un objeto externo.
Esto hace al hombre muy pobre, porque cuando quieres a alguien externo a ti – tu padre, tu esposa, tu marido, tus hijos o Dios.
Cualquiera que sea el objeto de tu amor, te vuelve dependiente de ese objeto.

A tus propios ojos te conviertes en algo secundario, te conviertes en un mendigo.
Al nacer eras un emperador totalmente satisfecho contigo mismo. Pero tu padre quiere que le quieras, tu madre quiere que la quieras.
Todos a tu alrededor se quieren convertir en objeto de tu amor.
A nadie le preocupa que si un hombre no puede amarse a sí mismo tampoco será capaz de amar a nadie.
De modo que se crea una sociedad enloquecida, donde todo el mundo intenta querer a alguien, sin tener nada que dar.
Y la otra persona tampoco tiene nada que dar.
¿Por qué están los amantes continuamente peleando, discutiendo, molestándose?
Por la sencilla razón de que no están consiguiendo lo que pensaban obtener.

Ambos son mendigos, ambos están vacíos…

Como hacemos para que entendiendo esto, se modifique?
La respuesta está en vos. En dedicarte mas tiempo a entender como funcionás. En que pensás. A que le dedicás tiempo.
Nada está perdido, si entendemos que hay que comenzar a dedicarle tiempo a la autenticidad propia.

Adaptación de Fragmento de “El libro del Hombre” (Osho)

Comentarios