Reglas con tu hija / Paternidad conciente

Enero 8, 2015
Publicado en Aprendizaje, General, Tendencia

Michael Mitchell

El otro día leí 50 reglas que había escrito Michael Mitchell, que debería hacer un padre con sus hijas.

Muchas de ellas son replicables a varones.

Quien tiene la fortuna de vivir con sus hijos, no pierdan oportunidad de hacerlo mas seguido.
No solo es en la CANTIDAD, sino también en la CALIDAD, donde una padre potencia a un/a hijo/a.

Hagan sentir a sus hijos ESPECIALES!
Acá va la traducción mas abarcativa que pude hacer de las “mejores” ideas que comunica Michael.

1. Su madre / Su Padre.
Trata con respeto, honor, y afecto.
Cuando ella crezca, las posibilidades indican que se enamorará de alguien que la trate en gran medida como tú trataste a su otro referente.
Bueno o malo, esa es la manera en que son las cosas.

2. Hay que estar.
Mostrá un genuino interés en las cosas que le interesan a ella. Ella necesita que su papá se involucre en su vida durante cada etapa. No solamente sentarte de brazos cruzados mientras ella suma años a su vida.

3. Crecerá buscando un héroe.
Podés ser vos. Ella necesitará que acudas a ayudarla una y otra vez durante toda su vida. Debes estar a la altura de las circunstancias.
La capa roja y los pantalones azules son opcionales.

4. Saborea cada momento que tengan juntos.
Hoy ella está gateando alrededor de la casa en pañales, mañana le estarás dando las llaves del auto, y antes de que te des cuenta, estarás llevandola hacia el altar.
La vida ocurre demasiado rápido.

5. Espiritualidad
Enseñale de espiritualidad y religiones. Con frecuencia.
Continuamente. No hay una verdad.

6. Deportes.
Cómprale un guante de béisbol y enséñale a patear la bola. Hazla sentir orgullosa de patear como una niña.
Una niña con una hermosa pierna.

7. Familia.
Ella discutirá con su madre. Enseñale a darse cuenta que hay una mirada objetiva de la situación. Hay veces que la madre es sabia y hay veces que tu hija será sabia.
Enseñale a darse cuenta. A perdonar y a pedir perdón.

8. Bijouterie.
Si quiere usar joyas, explicale de donde vienen y que es mas importante quien las lleva…
No lo que llevan.

9. Juegos.
Claro que te ves tonto jugando a las escondidas.
Jugá igual.

10. Dia a dia.
Disfruta la maravilla de la hora del baño.

11. Animales.
Llegará el día en que te pida una mascota.
Alguna vez, responde “Sí”.

12. Dinero.
Nunca será demasiado pronto para enseñarle sobre su uso y valoración. De todos modos es probable que te extorsione cuando sea adolescente…
y el día de su casamiento.

13. Cocina.
Cocinale. Enseñale a mezclar ingredientes.
Preparale algo lindo y divertido para sus cumpleaños.

14. Costumbres.
Baila con ella. Empezá cuando sea pequeña.
No esperes hasta el día de su casamiento.

15. Sí y No.
Enséñale a decir No. Puede dudar un poco hoy, pero algún día los dos se alegrarán de que tenga bien puestos los pantalones. Quien dice NO, sabe a que decirle SI.

16. Confianza.
Decile lo hermosa que es (no solo linda). Deciselo una y otra vez.
Un día alguna película o una revista de “belleza” tratarán de convencerla de otra cosa.

17. Auto.
Enséñale a cambiar la cubierta. Una cubierta sin aire no tiene por que ser una causa de pánico en su vida. De cualquier modo, seguramente te llamara llorando la primera vez que le pase.

18. Acampar.
Llevala de campamento. Mostrale grandes paisajes. Observa sus ojos cómo se llenan de asombro la primera vez que mira la belleza de espacios abiertos.
Que dure mas que la batería del ipod.

19. Auto.
Déjala conducir. Siempre recordará cuando su papá la dejó conducir.

20. Confianza en si misma.
Es tan inteligente como cualquier niño. Asegúrate de que lo sepa.

21. Cariño.
Cuando aprenda a dar besos, querrá llenarte tu cara.
Fomenta esta práctica.

22. Persepectiva
Subirla en tus hombros es magia pura. Hazlo mientras tengas una espalda fuerte y ella todavía sea pequeña.

23. Costumbre.
Esperará con ansias saber de vos cada noche. No dejes de comunicarte con ella.

24. Deportes.
Si la inscriben en clases de natación, asegúrate de entrar también a la pileta. No tengas miedo si no hay otros papás en el agua…
Ellos se lo pierden.

25. Cumpleaños.
Nunca pierdas su cumpleaños. En diez años no recordará el regalo que le diste.
Recordará si no estuviste ahí.

26. Costumbre.
Dejá que se revuelque por el pasto. Es bueno para su alma. Tampoco es malo para la tuya.
Si la ropa es tan importante, que tenga ropa para ensuciar.

27. Edipo.
En algún punto entre los tres y los seis años, son altas las probabilidades de que te pida que te cases con ella.
Declina su ofrecimiento con suavidad.

28. Pesadillas.
Es probable que quiera acostarse en tu cama después de una pesadilla. Esto es algo bueno.
Tiene que sentirse protegida.

29. Confianza en el mundo.
Pocas cosas en la vida son más reconfortantes para una niña pequeña en llanto que la mano de su padre. Nunca olvides esto.

30. Hamacas en la plaza.
Te pedirá que la empujes más alto y más rápido. Su definición de “más alto y más rápido” es probable que no sea la misma que la tuya.
Tené esto en mente.

31. Fuerza.
Sostenerla de cabeza mientras ella se retuerce y grita sin control es bueno para tus bíceps.
CUIDADO: Ella no comprende el concepto de fatiga muscular.

32. Materialismo
Toma con calma los regalos para su cumpleaños y navidad. En vez de eso, dale regalos que sean experiencias que puedan compartir juntos.

33. Amor
Hazle saber que siempre puede acudir a casa.
No importa qué pase.

34. Ciclos.
Recuerda, que como una mariposa, ella también abrirá sus alas y volará un día.
Disfruta sus días como oruguita.

35. Regalos.
Escríbele una carta a mano cada año en su cumpleaños. Entregáselas cuando salga de la universidad, cuando se convierta en madre, o cuando creas que más las necesita.

36. Educación.
Aprende a confiar en ella. Gradualmente dale más libertad mientras crezca.
Crecerá a la altura de las expectativas que tengas de ella.

37. Aprendizaje.
Cuando tengas dudas, confía en tu corazón.
Ella ya lo hace.

38. Sabiduría.
Los helados pueden cubrir múltiples pecados. Conoce su sabor favorito.

39. Ciclos.
Un día se pondrá de novio. No hay nada que puedas hacer para prepararte.
Mientras más pronto aceptes este hecho, más sencillo será.

Comentarios